control de la eyaculación

CONTROL DE LA EYACULACION, TECNICAS PARA LOGRARLO

 

El hombre tiene que llegar a ser sensible a su pauta de repuesta sexual normal, que generalmente se expresa en tres o cuatro fases. La primera fase sería la excitación, la segunda cuando se es consciente de la llegada del orgasmo, la tercera fase sería el orgasmo y, la cuarta y última, la eyaculación. Las técnicas de control se aplican siempre durante la fase primera o segunda, aunque en un principio debe aplicarse en la primera fase. El objetivo de estas técnicas el lograr prolongar la segunda fase y de esta forma conseguir ampliar el tiempo de placer.

 

Durante las dos primeras fases, en el periodo de excitación se empieza a emitir una energía inexorable hacia abajo, donde se encontraría el segundo chakra que tiene un alto voltaje. La fórmula tántrica sería intentar redirigir consciente y físicamente, la energía, ahora sexualmente cargada, de vuelta hacia arriba, a los distintos chakras. Para lograrlo hay técnicas internas y externas que se pueden ir aplicando:

 

Control de la Eyaculación, prácticas internas:

Manipulación del músculo PC. Si pudiéramos mirar hacia arriba desde la pelvis, veriamos un músculo que actúa como cuna para los órganos sexuales, la uretra y el recto. Se llama músculo pubococcígeo o músculo PC y debido a su significativo papel en el placer sexual a menudo se le conoce como el musculo del amor. Para el hombre, un músculo PC fuerte permite una erección fuerte y firme, aumenta la duración e intensidad del orgasmo y le ayuda a separarlo de la eyaculación.

Para fortalecerlo se recomienda ejercitarlo mediante la detención de la orina, repitiéndolo dos veces por cada vez que se acuda a orinar. Cuando cobre fuerza y se haya desarrollado se habrá dado un paso enorme para el control de la eyaculación puesto que tan pronto note la llegada de la sensación orgásmica puede apretar y mantener contraído el músculo, lo que hará dar marcha atrás al fluir de la energía sexual que bajaba al segundo chakra.

 

También el control de la respiración puede ayudar para dar marcha atrás al fluir de la energía sexual. Se trata de decelerar y profundizar conscientemente la respiración en el momento de producirse el aumento de la misma al hacerse inminente un orgasmo.

 

Control de la Eyaculación, prácticas externas:

Existen varias técnicas externas que también pueden ayudar tal y como tirar del escroto hacia abajo suavemente manteniéndolo así de diez a treinta segundos. Con esta técnica se evita que el hombre eyacule.

 

La presión es otra técnica que se que aplica a lo que llamamos el punto sagrado masculino, que está ubicado en el perineo. Se identifica por una ligera muesca en el perineo a mitad de camino entre los testículos y el ano, cuando el lingam está erecto. Aplicar cierta presión en este punto cambiará la dirección la energía de la eyaculación en diez o treinta segundos.

 

Por último cabe señalar el apretón alrededor del frenillo prepucial. Es extremadamente sensible y responde en un margen de diez a treinta segundos a un apretón firme. Aunque la erección disminuye temporalmente, se calma el deseo de orgasmos, ambos vuelven al cabo de unos minutos.

 

Si llevas a cabo estas prácticas que con el tiempo se van mejorando, conseguirás reconducir tu energía sexual y con ello lograrás una experiencia sexual más profunda e intensa que antes.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required fields are marked *