sexualidad masculina

Evolución sexual en el hombre

 

La sexualidad masculina no se vive de la misma manera a los 20 años que a los 50 años, existen diferentes características de cada etapa en la vida sexual de un hombre, que podrían ser identificadas de la siguiente manera:

 

  • Antes de los 25 años. Nos encontramos en la etapa de la preadolescencia y adolescencia, es decir donde el hombre tiene una gran potencia sexual que se vive con cierta inestabilidad por todos los cambios físicos y psíquicos que se producen durante esta etapa de la vida del hombre y donde mayor cantidad de hormonas se segregan y cuando la mayoría de los hombres van a perder su virginidad, por lo que se viven unos años de descubrimiento y experimentación sexual. Esto es de gran importancia puesto que marcará la vida sexual futura. La mejor forma de hacerle frente a este periodo es teniendo una buena educación sexual y vivir diversas experiencias eróticas positivas.

 

  • Entre los 25 y 30 años. A esta edad ya solemos tener clara nuestra identidad sexual, aumenta la autoestima y la necesidad de contacto. La potencia sexual aún sigue siendo alta aunque las erecciones pueden ser menos espontáneas. En estos años el sexo mejora considerablemente por la práctica, ya que algunos hombres ya tienen pareja más estable con la que mantienen relaciones sexuales con frecuencia, y otros hombres, que aún sin tener esta estabilidad, viven la sexualidad con encuentros casuales satisfactorios con diversos hombres.

 

Ya empieza a aparecer algún trastorno relacionado con el estrés, problemas económicos, laborales, etc., que puede afectar a la sexualidad o a la frecuencia.

 

  • Entre los 30 y 55 años. En esta etapa nos encontramos con la temida crisis de los 40 donde el deseo sexual se dispara pero no siempre el cuerpo responde de la misma manera. Muchos hombres a partir de los 45 años empiezan a tomar medicamentos para garantizar la respuesta eréctil, aunque no siempre la necesiten.

 

Conforme pasan los años, las erecciones tardan más tiempo en completarse, y se alarga más el periodo entre las mismas. A finales de este periodo la masturbación es menos frecuente pero sin embargo el deseo y la necesidad de conquista suele ir en aumento.

 

  • Mayores de 55 años. La sexualidad se vive de forma diferente pero no es inexistente. Se reducen los niveles de testosterona, baja la producción del semen y también el deseo sexual. La vida sexual suele ser más tranquila y se puede llegar a tener problemas de erección o anorgasmia. Trastornos todos ellos que pueden ser tratados por especialistas.

 

  • A partir de los 75 años, las erecciones pueden tardar mucho más tiempo en producirse, el orgasmos requerirá de una estimulación más prolongada.

 

En definitiva, tenemos que ser conscientes de que los hombres vivimos diversas etapas en a sexualidad, hay que ser consciente de ellos y de lo que se puede llegar a conseguir y lo que no según la edad que tengamos, pero siempre podremos disfrutar de cada época de nuestra vida disfrutando lo mejor que nos ofrece ese momento.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required fields are marked *